Ir al contenido principal
¡A MI SEÑOR!
¡Estimado Padre que habitas en el Cielo!
Ante todo, ¡Gracias por darme la vida!
también deseo mostrarte mi arrepentimiento,
por cada vez que te he fallado, o pecado hacia ti.
Lamento cada vez que me he desviado de tu sendero vital,
y pido perdón, honestamente, por cada vez que he renegado de tu nombre.
A demás reconozco haber pecado con obras que has salido a la luz, en las que se ponen en duda, como mínimo, tu mera existencia. De todo ello, me arrepiento, hasta lo más hondo de mi alma.
Sin tu presencia, sólo tengo las tinieblas,
mi mente se llena de pensamientos oscuros,
que me hacen temblar el alma.
Además soy una ser frágil, que se desvía con facilidad.
Me encuentro lleno de temores,
Sintiendo pánico, por la enfermedad y la muerte,
y mi constante pensamiento en ellas,
hacen de mí un desdichado incapaz de ser feliz.
Mi alma tiembla por dentro,
mis sueños se corrompen en la noche,
y no soy capaz de disfrutar el momento.
La fatalidad es una constante en mi vida,
mientras me siento encerrado,
en un oscuro callejón sin salida.
Te necesito, estoy deseoso de tu abrazo,
me faltan palabras de consuelo al oído,
deseo levantarme con ilusión cada jornada,
pero siempre, nada más despertar,
los pesares se apoderan de mi mente.
Deseo vivir hasta la vejez, deseo salud,
siendo consciente de que pido demasiado,
pero juro, no lo puedo evitar.
Es posible, que no merezca tal cosa,
y no voy a hacerte promesas concretas,
pero en mi vida, siendo tuya, por bien,
siempre he de tenerte presente,
mientras ruego porque me la conserves mucho tiempo.
¡Por favor, Dios mío!
Sé que me escuchas,
en algún lugar del universo,
te ruego por mi salud,
y por un larga vida,
esperando con ello, no caer en pecado.
De antemano, te doy ¡Las gracias! AMEN.

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…