Ir al contenido principal
RUDA IDEOLOGÍA

No creo en otra ruda ideología,
que la recitada por mi conciencia,
lo único indudable en mi estancia,
es que ante el prodigio de la vida,
soy incapaz de mostrar indiferencia.
No creo que ningún dios lleno de bondad,
nos vaya a salvar de los actos humanos,
que recargados cada día de maldad,
... siembran el caos en este terco mundo,
por lo que está de mano de este pueblo,
hacer cumplir, la santa ley del ser justo.
¡Escúchame, hermano camarada!
Pregonemos la paz entre los pueblos,
renegando de reyes oxidados y huecos,
negando de los partidistas codiciosos,
que solamente aman la tenencia de poder,
para cruelmente dirigir, cuando no extorsionar,
nuestras almas débiles y ya flageladas.
Yo, en plenas facultades, ¡Os juro!
que no me vendo a otra poderosa ley ,
más que a la del amor verdadero,
tratando a mi hermano camarada,
como si fuese ese frágil reflejo que me ama.
Olvidemos aquel camino que nos separa,
para recorrer juntos el sendero que nos une,
que la guerra es fea y sale muy cara,
y de toda unión, la sabiduría emana.
Si caminamos juntos, como almas pías,
hallaremos la escurridiza verdad,
la supremacía de los pueblos felices,
que dan un especial color a la existencia,
logrando que todo paseo por la vida,
sea una experiencia memorable y grata.

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…