Ir al contenido principal


UNA META CONQUISTADA

Desde mi infancia más temprana, cuando todavía ignoraba lo que es una cámara o una claqueta, siempre tuve un sueño: trabajar en el cine. Lógicamente siempre pensé que se trataba de algo fantasioso, irrealizable, como la mayoría de los sueños. No obstante, esa fantasía nunca me abandonó y cada vez que veía una película o una serie de Tv, tras levantarme del sofá o la butaca, nunca podía evitar imaginarme en el sitio del protagonista. Poco a poco, me fui interesando por el cine más y más, no sólo por las historias que se contaban, sino también por el proceso de realización de una película, desde la primera idea hasta su llegada a las salas comerciales. Yo, como otra mucha gente me hice cinefilo, antes de ser realmente consciente de ello. El cine, fue desde su entrada en mi vida, un soplo de aire fresco, una huida de la realidad cotidiana, una manera de vivir vidas ajenas y olvidarme de las limitaciones que la naturaleza me impuso. Me encanta analizar las películas, verlas una y otra vez, seguir la carrera de los artistas y, en el fondo, crearme mi opinión sobre lo que hacen y dejan de hacer. No lo puedo evitar. Mi alma se alimenta de cine. Por ello, siempre tuve esa extraña sensación de que mi destino era probarme en ese mundo. Llevaba años queriendo hacer cine, algo que incluso precede a mi pasión por la literatura, o por el ajedrez. Pero también he de reconocer que es el campo en el que más me ha costado entrar. Además soy consciente de que una aventura como ésta, no se puede hacer sólo. El cine es un trabajo multidisciplinar que requiere de un equipo competente y dispuesto a colaborar. De manera que ha llegado el momento de agradecer, primero a mis compañeros del Centro de Día Amencer-Pontevedra, que colaboraron en el desarrollo de la idea, y después a todas las personas que nos han ayudado a que esta aventura tuviese un final feliz, quiero empezar por Xan Torres y Cris Lores, que aportaron material y experiencia, que realmente fueron los que rodaron y montaron la película, dedicaron muchas horas de su tiempo, su esfuerzo fue de vital importancia para que podamos presentar esta película hoy aquí. A Susana Clemente, que me hizo el diseño de los carteles, y a Juan Pablo Charlo, que de una manera desinteresada, nos elaboró una hermosa banda sonora. Y como no, a Carlos Blanco que nos ha cedido una parte de su tiempo para ayudarnos con la presentación. Y por supuesto a la Asociación Amencer-ASPACE, así como a la Federación ASPACE-GALICIA sin los cuales no se podría haber llevado a cabo este proyecto. A Paula Salgueiro que como responsable de comunicación, hizo las funciones de producción y se encargó de toda la gestión administrativa. Y ¿cómo no? a los usuarios del centro de día Julio, Mayka, Rosa Meis, que participaron como actores,  a todo el personal del Centro de Día, y a todos los locales y personas que sin conocernos, nos ayudaron a hacer este sueño realidad. A mi familia que me apoyó en todo momento.

No deseo terminar sin agradecer a todas las personas que estáis aquí hoy  para apoyarnos en esta complicada aventura, en la cual siempre he creído.
¡Gracias a todos!

J. Sergio González


martes, 09 de abril de 2013

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…