lunes, 24 de junio de 2013


FRONTERA


Hay quien dice haber visto la puerta,

que figura al final del oscuro paso,

como oteador de la frontera definitiva.


La entrada al paraíso,

 es un portal gastado,

por el paso de los tiempos,

 que han cruzado todos aquellos

 que dejaron de vagar por la vida.
 

Un pasajero navegante de la bruma

 que vuelve como un manso mensajero,

para relajar nuestras temerosas almas.

Anuncia una nueva,

que sabe a buena,

como un sabio profeta

desvelando la palabra

que nos fuera prometida.

Los ojos de Dios,

tienen los colores del arco iris,

 miman unas pupilas doradas,

que reflejan penas y virtudes,

 de los delante postrados.


Es una imagen que relaja,

como un sano consuelo,

posando su dulce mano,

sobre cada alma afligida.


¡Gracias benditas!

Nos saludan con amor compasivo,

mientras nos cuelgan las alas,

como señal de amor bendito.




J. Sergio González.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...