Ir al contenido principal

PROLOGO A UNA ROSA

EL TEXTO QUE DEJO A CONTINUACIÓN PERTENECE AL PROLOGO DEL LIBRO MI ROSA Y ESTÁ DE DICADA A ELLA, SE TRATA DE UNA REFLEXIÓN PROFUNDA ACERCA DE LO QUE SIENTO POR ELLA Y LA IMPORTANCIA QUE TUVO PARA TENER LA POSIBILIDAD DE ESCRIBIR ESTE LIBRO JUNTOS.

Los versos que nos propone a continuación esta nueva escritora del S.XXI, son una transparencia de su “yo” más profundo. Nos explica como ha sido su existencia en este universo de espinas punzantes en el que le ha tocado vivir. A los cuatro meses de venir al mundo se le diagnosticó una Parálisis Cerebral, justó después de que falleciera su hermana gemela de un tumor cerebral. Criada en el entorno de Meis (Pontevedra), fue rechazada en todo los colegios donde intentó cursar su formación académica, teniendo que pasar su infancia en casa. Su madre la crió en soledad junto a otros tres hermanos.
Sin contar ni siquiera con una silla de ruedas, habitó desde muy joven en un ambiente familiar muy cerrado, no cursó estudios en ningún colegio público, teniendo que familiarizarse con el mundo de las letras en casa, con la ayuda de su cuñado Ramón Casais Pérez, que invirtió su tiempo en ofrecerle un mundo de saber, y en especial, con ese trébol de cuatro hojas, llamado Isabel, que un día apareció en su vida, para no abandonarla jamás. De una forma autodidacta, se fue formando con el paso del tiempo, a la vez que luchaba contra las demás miserias de la vida que iban apareciendo a su paso. Es quizás, en medio de tantas fatalidades, cuando el territorio de las letras se convierte en una válvula de escape, para trasladarla a un mundo, donde ella es la protagonista, transformando su experiencia vital en poesía. Acercarse a la obra de Rosa, es conocer una parte muy importante de la vida de esta mujer, aquella que nos narra su “yo” más íntimo, con sus virtudes y faltas, con miedos y alegrías, que también las hay y con la esperanza de que el universo literario le sirva como pasaporte a la vida integral, esa de la cual durante muchos amaneceres, estuvo apartada.
Debo reconocer que a medida que he ido conociendo el alma de Rosa, me he dado cuenta de la enorme cantidad de cosas que tenemos en común. En ocasiones, he sentido como si los dos vislumbrásemos la vida y la sociedad en la que nos ha tocado vivir, con los mismos ojos. Pensamos casi de manera idéntica y defendemos, casi siempre, los mismos colores, admiramos a los mismos cantauto­res, nos gusta una música similar y ambos tenemos una cara que resulta ser un libro abierto de nuestro interior. Por ese motivo, desde que empecé a publicar mis obras, siempre me hizo ilusión la extraña fantasía de que esta flor y yo, llegásemos a formar parte de un mismo jardín, que a falta del Edén, sirva para mostrarle a la sociedad, que un mundo más humano y hermoso, es posible. Un lugar, donde todo el mundo cuente con una parcela de justicia y que no es necesario abandonar la vida, para que El Sermón de la Montaña, que se le atribuye a Jesús de Nazaret, sea posible, pues basta con que cada uno de nosotros ponga un poco de nuestra parte, para que el famoso mito del Reino de Dios, surja por medio de la Razón, de una forma natural, en nuestras vidas, aunque a diferencia del que nos insinúa el poeta, éste no dure eternamente.
Rosa, es el ejemplo vivo de que, “Si queremos, podemos” y de que todo el mundo puede hacer que sus sueños se hagan realidad, con un poco de esfuerzo y mucha ilusión. Pero para conseguir ser bueno en algo, hay que disfrutar con ello, y para esta dama del verso, cada poema es como el juguete nuevo de un niño, su elaboración es un disfrute continuo y el fruto final, haber llegado a la meta tras un hermoso viaje, la mejor recompensa.
Pues bien, os invito a que me acompañéis en este recorrido por el alma de La Rosa, pues como ésta, no hay ninguna en los jardines de la vida.


J. Sergio González Rodríguez.

jueves, 15 de julio de 2010

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…