Ir al contenido principal

Los paralíticos cerebrales exigen en la calle el fin de los recortes en materia de discapacidad

Afectados por el trastorno, acompañados de familiares, la edil Fouces y trabajadores, se concentran para expresar su temor a que los recortes los hagan "ciudadanos de segunda"

03.10.2013 | 07:56
Personas con parálisis cerebral durante la concentración. En el centro, la edil Carmen Fouces, Sergio González y Carlos Godoy. // G. Santos
Personas con parálisis cerebral durante la concentración. En el centro, la edil Carmen Fouces, Sergio González y Carlos Godoy. // G. Santos
Personas con parálisis cerebral, acompañados de familiares y de trabajadores especializados en discapacidad, se concentraron ayer frente al centro Aspace para exigir públicamente en el Día Mundial de la Parálisis Cerebral el fin de los recortes en materia de discapacidad.
Con la concentración expresaban su temor a que los recortes sociales conviertan a las personas con parálisis cerebral en "ciudadanos de segunda".
Las concentraciones se realizaron en toda España, en el caso de Pontevedra el acto tuvo lugar ante el Centro de Atención Integral de Lourizán, sede de la asociación Aspace.
Sergio González Rodríguez, usuario de uno de los centros de Amencer, dio lectura al manifiesto en el que recordó que una de cada 500 personas padece parálisis cerebral, 120.000 en España "y si contamos a nuestros familiares y profesionales que nos atienden estamos hablando de 350 millones de personas que tienen algún tipo de relación con la parálisis cerebral".
Es la discapacidad motórica más común en la infancia, permanente y de gran complejidad. Aún así "sigue siendo poco conocida... Lo que contribuye a que las respuestas a nuestras demandas y necesidades no sean las adecuadas".

Faro de Vigo, 3 de Octubre de 2013.

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…