Ir al contenido principal

«Hai algo dentro de mín»

Quince discapacitados se forman para grabar una canción y un vídeo. La clase se enmarca en un programa que une discapacidad y cultura

0 votos

Personas con discapacidad iniciaron un taller de percusión corporal como parte de la actividades de Hefesto. capotillo
«Tedes que ir preparando a páxina de autógrafos. Eu quero un», les dice la concejala Carmen Fouces. Solo llevan cuatro clases, pero esto promete. Quince jóvenes con discapacidad tienen ante sí todo un reto para el que les quedan otras diez sesiones. Grabar el tema y el vídeo musical de Hai algo dentro de mín, una canción que parte de un ritmo tan conocido como el We will rock you de los Queen, pero tamizada hasta un ritmo melódico por su profesor en este curso, Gonzalo Maceira.
Para este último, la experiencia es tan nueva como para los participantes. E igual de ilusionante. «Yo llevo años trabajando con niños y ya había hecho una cosa parecida con un coro escolar, pero en este caso quería hacer algo más ambicioso. Y pese a que cada uno tenga el problema que tenga, todos somos capaces de hacer música».
O Mundo do Son, que así se llama esta actividad, forma parte de un programa municipal, Hefesto, que se ha propuesto romper barreras entre la discapacidad y la cultura urbana. La futura grabación es solo una parte. En otras clases los participantes recibirán nociones de breakdance, e incluso podrán subirse a una moto, algo que hasta ahora no han tenido la oportunidad de hacer en su vida.
La clase de Gonzalo toca todos los palos. Desde la percusión corporal, tocando palmas y moviendo piernas, a la instrumental. Y aquí cuanto más fuerte suena más les gusta a los participantes. Todos disfrutan con los tambores y con las baquetas, mientras el profesor marca el ritmo con su guitarra. Tienen claro que «si falla uno, fallamos todos». Por eso cuando alguno no pone la atención necesaria, son sus mismos compañeros los que le regañan. La última parte de la clase es para repasar la canción, en la que sin duda queda claro que su parte favorita son los coros finales, en los que se dejan la voz.
Sergio, un joven con parálisis cerebral, se muestra feliz al término de la clase. Aficionado al cine y a la música, afirma que «todo lo que sea aprender cosas nuevas...». «Me gusta la percusión, y el profesor es muy bueno -advierte-, sabe llevar muy bien al grupo». El último paso será grabar el tema (de diez minutos) en un estudio de grabación en Pontevedra, así como el correspondiente vídeo, a cargo de Producciones Mutantes. Y todo ese proceso formará parte de un documental, junto a las demás actividades de Hefesto, que se estrenará en diciembre.
Más información Selección realizada automáticamente

Este articulo pertenece a LA VOZ DE GALICIA
13 de Octubre de 2013 

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…