miércoles, 30 de octubre de 2013

TRABAJAR EN UN PARAISO (1)


Deseo empezar esta sección con buen pie. Pues a través de ella quiero hablar de algunas de las cosas que aportan más felicidad a mi vida y es poder realizarme a través de mis actividades diarias.
Vamos a empezar hablando del empleo, ese ente tan necesario en nuestras vidas y que desde hace ya más de un lustro, escasea por todas partes. Si conseguir un trabajo ha día de hoy es una utopía, no voy a deliberar sobre los motivos del paro y la crisis, más fantasioso es poder ejercer el trabajo que te apasiones, en alguno de esos campos o especialidades que realmente te reconfortan por dentro.
Bueno, pues hoy os voy empezar a narrar cuales son algunos de los puestos de trabajo que más satisfarían mi ego. Supongo que en este tipo de sección también puedo dar pie a la formación, a los estudios que de poder llegar a realizarlos, darían mayor satisfacción a mi vida. Y para terminar aquellas actividades culturales, deportivas o de ocio que harían que mi alma brindase de plenitud.
Pero, no nos liemos más y adentrémonos en ese mundo tan maravilloso, aunque algunos no lo crean, que puede ser un puesto de trabajo, cuando éste adapta a tus necesidades e inquietudes. Conseguir todo eso de una tacada es lo que bautizo como "Trabajar en el Paraíso" En mi caso, uno de esos lugares sería un video-club. Antes de nada, decir que soy plenamente de que por desgracia, se trata de un tipo de negocio en peligro de extinción, algo sobre lo que se hablará con el tiempo en las clases de historia económica del cine. Pero también creo que estamos ante un bien cultural que, es posible que aún podamos salvar in extremis. Por ello, me gustaría contar con la posibilidad de donar parte de mi tiempo a este trabajo, sí, no habéis leído mal, dije donar, debido a que la remuneración económica pasa a un segundo plano cuando eres un pensionista, en mi caso por discapacidad, de todos modos, reconozco que mi satisfacción personal, sería mayor si se tratarse de un puesto de trabajo con todas las de La Ley. Pero tampoco deseo que el dinero sea motivo de impedimento para hacer algo que realmente me llena, lo importante es hacer una actividad con la que me sienta realizado, contento conmigo mismo, que me aporte felicidad, a la vez que yo pongo mi granito de arena para que la empresa tenga alguna mejoría, pues todo se puede mejorar por muy bueno que sea y considero que con buena voluntad, todos podemos aportar con nuestro grano mucho a todo el mundo, para que las cosas vayan a mejor.
Reconozco que en este caso, no estoy hablando de un sitio culesquiera, sino de un sitio mágico, como no he visto otros, lleno de películas de todas las épocas, países y autores, que puede calmar las necesidades de cualquier apasionado al cine. Aunque esté haciendo publicidad gratuita, voy a dar el nombre del lugar. MAXVIDEO, porque considero que la persona responsable de este lugar, está haciendo una labor por el mundo del cine, que no hay dios que la pague. La conozco y soy consciente de que ama su trabajo, como ama el cine y por ello, me sentiría honrrado de poder ayudarla, porque es una mujer que remo contra viento y marea, lo sigue haciendo, para dender aquello que tanto le apasiona. Por eso, me gustaría servir como peón en su empresa, por que los dos amamos lo mismo, el cine y los dos defendemos este mundo a capa y espada, aunque en estos momentos sea desde esquinas diferentes del negocio. Poder atender a los clientes en un lugar así, recomendar uno u otro título, hablar de cine con ellos, o con los compañeros de trabajo, considero que es uno de los temas más emocionates y apasionados de todos los que se pueden tratar en este mundo.

Como es de suponer, no voy a negarlo, esta carta o artículo, no es otra cosa que una petición de trabajo. Permiso para que algún día, quizá cuando las cosas mejoren, o cuando mis ideas como escritor o cineasta aficionado, vayan menguando y terminen por sercase, pueda ocupar un puesto en un lugar como éste. Mientras tanto, como cliente, voy a intentar aportar con mi consumo legal, todo lo que pueda para que un lugar como MAXVIDEO, nunca caiga en las horrendas garras del desahucio cultural. Y de paso, invito a todos los ciudadanos, que de cuando en vez, dejen sus descargas y se den un paseo por este tipo de lugares. No lo lamentarán.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...