martes, 24 de diciembre de 2013

LA INFANCIA NO ES LO QUE ERA


E
n algunos momentos uno se ve preso de la nostalgia, de los viejos recuerdos de infancia, unos tiempos en los que la pederastia no salía en los medios de comunicación y en los que las consolas no captaban toda la atención. Y es que de niño, un servidor jugaba con TENTE, no con WII. Fue una época en la que no había portátiles, Redes Sociales e Internet era un extraño en nuestras vidas. Como recuerda mi amiga Nair, por aquel entonces la TV era de dos canales, aunque luego llegó la Gallega. ahora el sueño de todo niño son los móviles, los ordenadores y las consolas 3D, en mis años y no me veo tan mayor, al cruzarme con un espejo, nos volvíamos locos con la bicicleta, la pelota y los juegos de mesa. ¿Saben los niños de ahora que es un parchís o un “hundir la flota?” Lo dudo. Y que me decís del trompo, el monopatín.  ¡Parece que hablo de otro mundo y de eso hace sólo veinticinco tacos! Un cuarto de siglo que a muchos les sonará a eternidad. Eran otros tiempos y como dice mi amiga nadie denunciaba si tu madre te daba una bofetada, ¡Ahora, le pueden quitar la custodia si lo hace! Sabré yo bien, lo que era estar castigado en la cocina por no querer estudiar, ¡Ahora los padres no tienen tiempo para estar con sus hijos!

Supongo que eran otros tiempos, otra educación. Los niños no vestían a la última moda y cuando estropeabas un polo o un pantalón, en lugar de ir al comercio a comprar otro como consumistas compulsivos, mamá o la abuela te cosían unas rodilleras. En aquellos tiempos, yo no llevaba dinero, no tenía monedero, la merienda para el colegio me la mandaba mi madre de casa. Jugaba con juguetes improvisados y veía a las niñas saltar a la goma, mientras los niños jugaban al fútbol. En mis tiempos, los profesores imponían respeto y no existían el Bullyng ni los maestros eran maltratados por los alumnos. Los niños no eran seres violentos, sino que pasaban las tardes en la calle con los vecinos, o jugando por el monte, hacían cabañas y cosas por el estilo.

Pero bueno, son otros tiempos, ha pasado un cuarto de siglo y ahora las cosas son distintas, los niños sobre-protegidos, se han ido convirtiendo en pequeños tiranos, que acostumbrados a tenerlo todo, a no valorar nada, han encontrado en sus abusos su nueva forma de diversión. Es una realidad que la vida es una evolución constante, todo cambia, es ley de vida, pero no significa que siempre sea a mejor. 

J Sergio González.

25 de mayo de 2011

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...