domingo, 15 de diciembre de 2013

PESO MUERTO


Soy aquella tiniebla pesada,
que observa la indiferencia,
vadeando su tosca vidriera.

Afuera la vida pasa galopando,
ocupada en menesteres ajenos,
sin minutos para el aletargado,
incapaz de seguir sus senderos.

Mis fueros carecen de fuerza,
soy un ente en un peso muerto,
si otra pericia no me resucita.

Mi venir a la vida fue tuerto,
como el ojo malo del pirata.
Yo también me soy el fruto,
de la historia cruel e ingrata.

Pero igual que el pirata afamado,
mi leyenda será la gran conocida,
por el escarbador del tiempo pasado.

J. Sergio González.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...