jueves, 29 de mayo de 2014

"PODEMOS"

Espero que este artículo no se entienda como un vehículo de propaganda política. Pero el caso es que me parece que al pensar en el  grupo PODEMOS, viene a mí una sensación que no notaba en mi interior desde hace mucho tiempo: La Ilusión. La verdad es que "Podemos", me parece una palabra muy interesante, ya que trae a mi cabeza muchas ideas sobre la vida en general e incluso, la mía propia. Eso se debe a que considero que nada en la vida está escrito, que la enmarcamos a medida que vamos viviendo y que sobre todo, que al no ser que te mueras, uno siempre está a tiempo de cambiar su vida.  

Vivimos en na sociedad que tiene miedo a lo desconocido, que considera que uno debe seguir los caminos marcados, que para eso fuero creados por "sabios." Pero yo considero que no es así, que cada cual tiene derecho ha hacer con su vida lo que quiera y que en cualquier momento se puede cambiar, crear nuevas ilusiones o proyectos que reconduzcan a nuestra vida por el camino de la felicidad.

El relativismo es una fuente de sabiduría inagotable:

Si no estamos contentos con nuestra formación, profesión, vivienda, País incluso... hábitos, lo que sea, podemos cambiarlo, pues nada es permanente. Es posible que a primera vista nos parezca algo doloroso, cruel... pero es que la vida es movimiento, cambio y tratar de pararse, rendirse ante la vida, no disfrutarla, es un error, pasar el tiempo lamentándose por lo que le ha tocado por vida, una perdida de tiempo.  Por ello, un partido como Podemos me inspira muchas cosas, me dice que PODEMOS cambiar el mundo, con nuestras acciones. Que no hay una verdad absoluta y que como pasemos el tiempo en este mundo y lo que nos llevemos de él solamente depende de nuestras, aptitudes, preferencias e ilusiones en la vida.

"Si no nos gusta nuestra realidad y la deseamos cambiar... PODEMOS hacerlo. Pues mientras hay vida nunca es tarde." 

¡PODEMOS!

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...