lunes, 2 de junio de 2014

¿PODEMOS ES POSIBLE?

Llevo los últimos días leyendo en el periódico EL PAÍS, todos los artículos relacionados con la nueva plataforma política: "PODEMOS" y cuanto más me informo mayor es mi admiración por este Partido Político.  E incluso me atrevería a añadir que sería un honor para mí, llegar a formar parte del mismo; algo que por otra parte no creo que llegue a suceder. La verdad es que todos los componentes del partido, parecen ser capaces de conseguir admiradores allá por donde pasan. "Lo pintan todo tan bonito." Lo que pasa es que lo perfecto no creo que exista, al menos más allá de la existencia de Dios. Siempre y cuando este Ser sea algo real, algo que genera en mí una opinión u otra, según en el momento que me encuentre. Pero no hablemos de Dios ahora, sino de PODEMOS. Tengo miedo que todas esas propuestas en iniciativas que nos ofrecen, no sean más que un espejismo y eso es algo que me preocupa, pues raramente, lo ideal llega a nacer y menos aún a perdurar. De todos modos es muy posible que en las Generales venideras, si Dios me mantiene en este mundo, esa gente cuente con mi voto, aunque, como en la mayoría de los casos, no sea por convicción sino por una falta de Fe en los demás partidos políticos. 

En los oscuros tiempos que nos acechan, como surgidos proféticamente por una superproducción americana, uno necesita utopías en la que creer, en este mundo cada vez más apocalíptico, que parece caminar hacia una destrucción sin solución donde los valores dejan de contar y lo único que nos queda es el "sálvese quien pueda", donde los débiles seremos los primeros en caer, es ley de vida. Uno a veces necesita creer que la felicidad es posible, que el bienestar de todos, la Sanidad Pública, la Educación Universal... todavía son posibles.  Me gustaría vivir en un mundo donde, todos tuviésemos un hogar en el que cobijarnos, un hombro en el que consolar las penas, más allá del confesionario o un Psiquiatra que nos atiborre a medicamentos, con los que paliar las angustias. En un mundo, con problemas de empleo, devorado por plagas capitalistas, que tratan de quemar toda felicidad pública, uno espera cada noche, que la oraciones que uno reza a Dios por un mundo mejor, donde reine el amor y la igualdad de los justos y todos tengamos un sitio en este mundo, antes de partir al más allá, donde se nos respete y si es posible, se nos quiera. Un mundo donde todos llevemos una vida digna. Pero mientras no llegue la ayuda de ese Ser bondadoso, puede que algo como PODEMOS, nos vaya aliviando el peso de nuestras cruces.  Mientras tanto, entre toda la gente de buen corazón PODEMOS, ayudarnos los unos a los otros, para hacer de la tierra un lugar más fraternal.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...