viernes, 11 de julio de 2014

EXILIADO POR PENSAR



Guerrillero en Bolivia, poeta en Nueva York,
cantautor en Cuba, fusilado del treinta y seis,
veraneante en Playa Girón, el trovador de las
cuatro y diez, cantando a la belleza hasta el alba.

El Mediterráneo como explosión de amor,
marinero entre las Marías, el juego y el vino,
canción brindada al café, amante del pacto,
prófugo en Irak, linaje del sesenta y ocho.

Romancero gitano, las princesas de Joaquín,
la bella Lucía a la que canta Miguel, besos
con ternura, a la sombra de Ana, amor sin fin,
el león de Fernando, y el talento de Bénjamin.

Profeta del siglo uno, mensajero de la paz,
un soplo de esperanza, exiliado por pensar,
libro de sabiduría, pan para el hambriento,

un diccionario que nos defina el don amar.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...