jueves, 7 de agosto de 2014


LLANURA BLANCA

Llanura blanca,
que mi mano recorre,
con una suave caricia,
por tu suave piel.

Acaricio tu ombligo,
y noto rozar,
que mi dedo,
acaricia una perla bajo el mar.

Una perla brillante,
con unos destellos de luz,
que deslumbran mis ojos,
y me enamoran de ti.

Buscaba un oasis,
el centro universal,
me asomé a tu ombligo,
y vi mi final.

Si…Un final amargo,
con desenlace fatal,
en el que tú,

no estabas a mi lado.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...