Ir al contenido principal

BLANCANIEVES

Como ya hice la semana pasada, voy a dedicarle unas líneas a la serie de TV nacional, "Cuéntame un Cuento" que esta semana se centró en el personaje de Blancanieves. Antes de nada quiero dejar claro que para mí el primer episodio de una serie, también llamado piloto, suele decirme como iba a ser la serie, o al menos antes era así, porque con la nueva forma de hacer series, las cosas cambian y ahora la serie puede y suele ir mejorando, al menos en algunos casos, con el paso de los capítulos y las temporadas, algo que deja en muy buen lugar a los guionistas de hoy en día; también decir que en el nuevo modelo televisivo, las historias no terminan en 45 minutos como antaño, sino que la misma historia va continuando de un episodio a otro, de una temporada a la siguiente, intentando que todo se vaya liando más y más, con el paso del tiempo, manteniendo la tensión de unos capítulos a otros. Buenos guiones, personajes inteligentes y complejos, con los que nos vamos familiarizando y que nos terminan conquistando hasta el punto de que uno llega a sentir que convive con ellos, que son como de la familia. En el caso que nos ocupa, no es así, todo lo contrario, cada episodio es una aventura diferente, con personajes y actores distintos, como ocurría por ejemplo, en la serie de los 80, "Cuentos Asombrosos" Y como ocurría en aquel caso la calidad de la serie iba subiendo o bajando según la historia que narrasen y como no, de los encargados de contarnos cada historia.

En mi modesta opinión, el cuento de Blancanieves fue mejor que el de los tres cerditos, aunque en algunos momentos, el aburrimiento me invadía, sobre todo, porque la historia me tenía un falso sabor a telenovela barata. Reconozco que comencé la historia con una ilusión que a los pocos se iba desinflando, quizá una vez más por la falta de tensión, porque la historia que me contaban ya la había visto en alguna parte o porque los intérpretes no me terminaron de convencer. ¡No culpo a nadie si algún lector, cree que me estoy contradiciendo!, pero no... Sigo pensando que el objetivo de la serie es bueno, no digo original, porque hoy en día ya todo está inventado, pero sí que sigue manteniendo mi interés por ver los siguientes episodios, aunque solamente sea por saber cual es la historia más lograda y cual la más deplorable. Ya veremos...

¿Continuará...?

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…