Ir al contenido principal

CELEBRA CADA DÍA


¿Quién no ha celebrado una fiesta a lo grande por el día de su cumpleaños alguna vez en la vida? Pues se supone que ese es nuestro gran día, que debemos aprovecharlo al máximo como si de un gran tesoro se tratase, pues como reza el dicho “No se cumplen años todos los días.” Lo cual por otra parte es cierto. De todos modos, cada día es un regalo para nuestras vidas, un tesoro que no siempre tenemos en cuenta, pues damos por cierto que habrá muchos más y por otro lado, los problemas de la vida diaria, no nos dejan ver que estamos experimentando una experiencia única.

Cada vida, cada instante es de un valor incalculable, por lo que deberíamos estar haciendo todo lo que esté de nuestra mano, de tal forma que la plenitud gobierne nuestra existencia. Pero para que esto ocurra, es necesario que nos sintamos bien con nosotros mismos y por extensión, con el mundo que nos rodea. Es importante que nos aceptemos y nos queramos tal como somos, sin tapujos ni medias tintas, que usemos nuestro tiempo en hacer todo aquello que nos haga crecer por dentro, viendo todas la cosas buenas que hay dentro de cada uno y que las compartamos con los demás con una sonrisa permanente. La mejor manera de celebrar nuestra vida es haciendo el bien, intentando dar con la plenitud en la medida que ayudamos a los demás, tratando de espantar todas las dosis de egoísmo y tristeza que tratan de apoderarse de nuestras almas.

Pero la vida no se teje con sueños, sino con acciones y cada día es una hoja en blanco que debemos rellenar con nuestras experiencias, las cuales una tras otra, van dando sentido a nuestra biografía. En este sentido cada jornada es una nueva oportunidad que tenemos para poder hacer realidad nuestros sueños. Pero para ello, es necesario dar los pasos que hacen el camino, en lugar quedarse uno pensando que pasaría si los hubiésemos dado antes o si en lugar de ir por este camino, lo hiciéramos por cualquier otro. Lógicamente, no lo podemos hacer y tampoco podemos volver atrás, pero lo que sí podemos hacer es escoger otro sendero a partir de este momento.
Ver que es aquello que podría llenar mejor nuestras vidas y lanzarnos a por él, sin miedo a equivocarse, pues de los errores se aprende y teniendo en cuenta, de que si el nuevo sendero no nos gusta, mientras respiremos, podremos ir cambiando de camino cuando lo deseemos.

Nunca es tarde, para volver a estudiar, o para hacer aquel deporte que tanto nos gustaba y que por dejadez, lo fuimos abandonando y posponiendo una y otra vez. Siempre estamos a tiempo de hacer que nuestras vocaciones acaben siendo el eje de nuestra existencia. Solamente necesitamos que el amor sea nuestro guía turístico. Sí, habéis leído bien, la felicidad se encuentra ligada al amor de una forma inseparable y proporcional, es decir, que cuanto más amemos al prójimo y a aquello que nos rodea, más dichosas serán nuestras vidas. Es decir, que debemos celebrar nuestros días con amor, intentando esquivar, aunque nunca ignorar, todos aquellos senderos que no conduzcan a nuestro sano bienestar.

Por último, dejar claro que la vida será un camino más feliz, si no lo recorremos solos. No hay mayor amor, que el que regala su vida por la del prójimo, como hizo Jesús; pero sin tener porque llegar tan lejos, podemos decir que todo preciado don adquiere  una mayor dimensión, en el momento que los compartimos con nuestro prójimo. “En el mundo hay felicidad para todos, si el reparto se hace con justicia y respeto al prójimo.” Debemos dar, sin recibir nada a cambio, no para ganarse un cielo hipotético, sino, para demostrarles a los demás y de paso, a nosotros mismos, que a la larga, el bien siempre da mejores beneficios que el mal. Y que cada instante, es un buen momento, para emprender el camino del justo.
Pues el tiempo nos termina dando un fruto u otro, se lo que plantemos durante la siembra. “Si plantamos amor, felicidad recogeremos. Si plantamos odio o desprecio, la pena, corroerá nuestra vida.
Por ello, cada mañana cuando te levantes de cama, no olvides pensar la siguiente frase:

“¿Qué puedo hacer hoy para llenar el día de felicidad?”

J. Sergio González Rodríguez.

29 de Noviembre de 2014

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…