Ir al contenido principal

FILOSOFÍA DEL PEÓN DE AJEDREZ


Manifiesto Político- Social
Texto original. 

Cuando nos asomamos al universo del ajedrez, vemos que cada pieza, tiene su propio valor, aunque luego, este puede variar según una determinada posición. El juego se entiende como una metáfora social, donde el Rey es el centro del poder, el eje que sobre el que se mueve todo el universo. A continuación, nos vamos encontrando con diversas piezas que engloban diferentes niveles de poder e importancia en el funcionamiento de la partida. Desde la toda-poderosa Dama, hasta el casi insignificante peón. Ese ser débil, sacrificable y marginado, que tiene que ir acurrucado por el tablero y bailar beneficio de las demás piezas, esas que realmente son relevantes ante la partida.


El Peón, es un  ser discapacitado, que tiene que caminar con lentitud, siendo la más vulnerable de todas las piezas, pues no puede saltar como un caballo ni correr como una Torre. De manera que debe jugar a su particular ritmo. Para mayor desgracia suya, es la primera cabeza de turco cuando es necesario realizar algún sacrificio. Hoy en día en nuestra sociedad, los más indefensos, muchas veces nos vemos obligados a situaciones  similares, pues somos los primeros a los que se les recortan las libertades, las alas que nos permiten volar, para que los pudientes tengan una mayor calidad de vida. A día de hoy, familias enteras se ven obligadas incluso a subsistir con las pensiones de sus mayores o de las personas pensionista que viven a su cargo.

Pero si en su duro caminar, una solo de estos peones, consigue llegar a la octava fila, alcanzar esa meta que marca su horizonte, entonces, obtiene su gran recompensa. Puede convertirse en casi cualquier pieza, incluyendo en una Gran Dama, que pase a ser el centro del universo, poniendo a las demás piezas a sus pies. Pues a mi parecer, nosotros, igual que el peón, podemos ir conquistando pequeños espacios en esta vida, que nos hagan más importantes a los ojos de la sociedad.

Para mí, Hefesto, es ese tablero mágico por el cual las personas con una discapacidad, adquirimos la posibilidad de jugar, junto con las demás ciudadanos en esa partida que es la vida. Donde todas las personas, tenemos la oportunidad de integrarnos, en una sociedad más justa, mientras vamos caminando, más despacio, pero con mucha ilusión, en una lucha constante por la integración plena. Demostrando que todos somos una pieza crucial en el juego de la vida y que si no nos rendimos, trabajamos y nos esforzamos juntos, podemos llegar a esa ansiada octava fila, donde demostremos que podemos llegar a ser, todo aquello con lo que hemos estado soñando.

Hefesto, nos demuestra que no podemos infravalorar a nadie. Que todo el mundo tiene cosas que aportar y que juntos, todos alcanzaremos antes la sabiduría, y con ella, la felicidad  plena. Que por cada discapacidad que tengamos, hay un montón de capacidades de las que poder disfrutar y que la mayor barrera que nos podemos encontrar es nuestra negación a superarnos cada día, renunciando de esta manera a lo mejor de nosotros mismos.

Solamente necesitamos que nos den la oportunidad,  que nos den esa palmada en la espalda que invita a seguir adelante, porque por mucho que nos cueste el camino y por muy despacio que tengamos que caminar… A igual que el peón de ajedrez, nosotros, también podemos alcanzar la meta que nos propongamos y con un poco de esfuerzo convertirnos en todo lo que deseemos. 
   
José Sergio González Rodríguez.
19 de octubre de 2014

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…