Ir al contenido principal

¡EMIGRANTES! Somos todos

La publicación de mi libro "Errantes", en estos días, me trae el recuerdo de que todos venimos de un mismo lugar; Africa. Esa tierra que tenemos al sur de nuestra península y que según estudios científicos, fue la "cuna de la humanidad." Es decir, que en el fondo, los humanos somos una sociedad migratoria que hemos ido conquistando la tierra, en la medida que nos desplazábamos. Desde el origen la humanidad, emigrar o imigrar, fue algo constante en todas las culturas, llevó a un mayor conocimiento de la geología terreste. El ser humano siempre se ha desplazado de un lugar a otro en busca de tierras de la que emanasen leche y miel.

Unas veces, los desplacamientos eran debido a la falta de alimento, a una sequía importante o por la simple emoción de la aventura. Pero, también se dieron emigraciones en todas las regiones del mundo para huír de la guerra, la tiranía, ya fuere política o religiosa. Nosotros mismos, los españoles, o al menos nuestros abuelos, huyeron a países de europa o américa, en busca del pan para su familia.

¡Y nos ayudaron!

En cambio, a nosotros, en la actualidad, miramos mal ahora, a aquellas personas que vienen huyendo de sus miserias. Les levantamos alambradas, los increopamos de manera violenta y les pedimos sin mucha cortesía que se vuelvan a su casa.... Que no tenemos lugar para ellos, al no ser que sea para hacerse una foto de portada. 

¡Por favor!

No le cerrenos las puertas a quienes vienen a por un mundo mejor. Todos los días, en los medios de comunicación, vemos imágenes lastimosas de gente desesperada, humanos como nosotros, que buscan un pan que llevar a la boca de sus familias. ¿Es esto un pecado?, yo creo que no. Por favor, no dejemos de ofrecer ayuda a quienes los necesitan.
 

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…