sábado, 28 de noviembre de 2015

POR EL DERECHO A DECIDIR EN POLÍTICA

¡Hola amigos!

La película de Frank Capra.
He decidido firmar este texto, como Juan Nadie, en homenaje a la gran película de Frank Capra, pues con ella, trato de dar voz a una parte muy importante de la sociedad. En este caso lo hago para reclamar un derecho, que nos pertenece a todos los españoles, desde que alcanzamos la mayoría de edad, como es el de participar en mi comunidad como un ciudadano más, decidiendo, que futuro quiero para mí y los míos. Dicha función, la llevaba a cabo siempre que había elecciones a través de mi voto en las urnas.

         Soy un gran aficionado a la naturaleza, a la novela histórica, al fútbol, donde soy un acérrimo seguidor de la Real Sociedad y de la política. Por ello uno de los momentos más importantes de mi vida, era el día que había elecciones. Pero desde hace un año, ya no puedo  cumplir con mi sueño, pues mi familia, decidió incapacitarme, apoyada por el beneplácito de una Juez, tras estudiar unos informes médicos y opiniones de mi familia, optaron por incapacitarme. Esta incapacitación, es porque mi familia consideró que mi discapacidad, una Parálisis Cerebral, me impide decidir sobre mi futuro de manera independiente. Mientras fui más joven, no lo creían necesario, era más controlable, pero a medida que han pasado por mí las primaveras, he ido demandando, cada vez más libertad. Entonces, les entró pánico, de manera que para poder controlarme mejor mí destino, “y sin mala intención. Dicen”, optaron por incapacitarme. De repente, me encontré más aislado de la sociedad. Pues incluso reconociendo mis limitaciones, las cuales, que me impiden realizar algunas actividades cotidianas, también es cierto, que cuento con muchas más capacidades.

No puedo tomar decisiones de gran calado por mí mismo,… Y tampoco, puedo ejercer mi DERECHO AL VOTO. Es decir, no soy libre, me han convertido en una marioneta sin derecho a opinar.
Y yo me pregunto:
¿Qué ha cambiado de “ayer a hoy”, para que mi libertad sea mermada?, Distingo el bien del mal, respeto las normas sociales que nos ayudan a convivir, trabajo para mejorar en mi vida, porque ésta tenga más calidad…
¿Por qué no puedo votar? Se me está negando uno de los derechos fundamentales que ofrece un país libre.
 ¿Acaso tienen miedo de mi voz?,
 ¿O es que no tengo derecho a disfrutar de todos los derechos y deberes que pertenecen a todo ser humano?
¡No me parece justo!
¡Yo también decido!
 Y la comodidad ajena, no debe ser pagada con mi libre albedrío.
Por ello, ¡he decidido levantar la voz!, ¡Decir basta!:

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) ha pedido a la Administración General del Estado que garantice el derecho de sufragio de las personas con discapacidad en las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo. Para ello exige que se cumpla la normativa nacional vigente y la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, ratificada pero no aplicada por España, lo que impide ejercer tal derecho a 80.000 personas que cuentan con una sentencia judicial de incapacidad total.”

¿Por qué no se cumple la ley?, ¿Cuál es la trampa ligada a este Derecho?
Considero que todos deberíamos realizar una gran reflexión respecto a este tema. Pues creo que en una sociedad moderna, no tienen cabida este tipo de métodos medievales de control y represión. Creo que la evolución humana, desde el punto de vista de la empatía, tiene una asignatura pendiente con este tema. Y mientras, no asumamos nuestras responsabilidades, ante los derechos y libertades ajenas… el término “Humanos”, debería ser borrado de nuestro vocabulario.

Firma
Juan Nadie
Transcripción:

José Sergio González Rodríguez.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...