Ir al contenido principal

FUTURO INCIERTO PARA LOS ESPAÑOLES

Es posible que en el día de ayer, 20 de diciembre, ganase la democracia en España, pero considero que también lo hizo el caos. Lo que ayer nos dejaron claro las urnas es que nuestra Nación navegará en los próximos tiempos por mares de incertidumbres, debido a que los españoles, no han llegado a un acuerdo mínimamente aceptable sobre quien nos debe gobernar durante los próximos cuatro años.


Imagen tomada de LA VOZ DE GALICIA.

Si bien es cierto que el partido más votado es el PP, también lo es, que no cuenta con los sufragios necesarios para hacerlo en mayoría, por lo que va a tener que pactar. Pero pactar ¿Con quién?, en realidad no hay ningún partido con escaños suficientes que tengan una ideología similar o que esté dispuesto a colaborar, al menos en un principio. ¿Y esto a que se debe?, en mi opinión es muy sencillo: Durante los últimos cuatro años, el PP se ha dedicado a gobernar por decreto y sin contar con el consenso, apoyado en su mayoría absoluta. Lo que le ha acarreado enemigos por todas las esquinas, hasta el punto de que todos los partidos de la oposición llegaron a tener en su agenda como principal objetivo, terminar con los dirigentes Populares.

En otras circunstancias, en otros tiempos, tras un debacle semejante, lo normal es que el PSOE, alcanzase la Moncloa, pero esta vez no ha sido así. Fuerzas emergentes han debutado con una fuerza extraordinaria dispuestos a romper el equilibrio. Y ¿Qué pasa cuando se rompe el equilibrio?, pues que reina el caos. Y ante eso nos encontramos, un horizonte caótico, que llega para poner a prueba nuestras capacidades democráticas. Una de las frases celebres de Rajoy de esta legislatura es la de "O el PP o el caos". Pues bien, señor Rajoy, el caos a ganado, o como mínimo empatado el partido. De manera que a partir de ahora la liga política se va empezar a jugar de una manera diferente, donde será necesario llegar al consenso entre ideologías muy dispares. ¿Serán los políticos de nuestro país, capaces de asumir semejante reto?, eso es algo que vamos a poder comprobar en las siguentes semanas.  

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…