Ir al contenido principal

EL DESPERTAR DE LA FUERZA

Cartel de la película
Reconozco que últimamente ando bastante perezoso cuando se trata de escribir, debo admitir que me cuesta ponerme manos a la obra y que la autodisciplina no es mi fuerte y por ello, alguna de las cosas que me propongo me quedan sin hacerse o se realizan con mucho tiempo de retraso. Es el caso de esta columna que hace referencia a la última entrega de STAR WARS, titulada "El Despertar de la Fuerza" y que ha conquistado las taquillas estas Navidades.

Sobre esta película me gustaría apuntar varias cosas: 
(De forma escueta y sin profundizar demasiado)

Se trata de una verdadera joya del entretenimiento, a la altura de las cintas clásicas, aunque su temática, para mi gusto es demasiado similar a la cinta original. Un comienzo muy similar y unos personajes protagonistas que nos devuelven el aroma original de la saga. Decir que ver a Harrison Ford en su rol de Han Solo es un verdadero placer para este cinéfilo. Añadir que la Princesa Leila, ha sido la que peor ha envejecido y que esperaba más de ella y de Luke, (prefiero no decir nada para no desvelar cosas que  no debo).

Considero un acierto que George Lucas abandonase la saga, algo que en su momento me daba pánico y vi en JJ Abrams la destreza suficiente para darle nueva vida a la saga. Lo que no me ha gustado demasiado es el villano Kylo Ren, al que como en el caso del villano de la segunda trilogía carece del carisma de Dart Vader, para un servidor, uno de los grandes malos de la historia del cine.

En cualquier caso y no queriendo desvelar demasiado, creo que se trata de una de las mejores películas del año, con un guión de alta calidad y unos personajes, que en general llenan la pantalla.  La música, una vez más de John Willinans envuelve la cinta en un ambiente cinematográficamente único.

Terminar diciendo que esta cinta no me creaba la espectación que las anteriores, a decir verdad, no me esparaba nada en concreto. Y quizá fuese eso, la mentalidad abierta y sin perjuícios lo que me hizo disfutar del film. Que no conté los días hasta su estreno, no seguí el rodaje o las noticias sobre la misma e incluso estuve a punto de no ir a verla, considerándola una película de tantas. Y creo que hice bien, pues de esta manera el disfrute fue mayor. Por ello invito a que otros hagan lo mismo.

En definitiva más de dos horas de entretenimiento lúcido, para olvidarnos por un rato del caos político que reina en nuestro país.

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…