Ir al contenido principal

LOS ODISOS OCHO

Cada vez tengo más claro que el señor Tarantino sería un gran guionista teatral, pues los diálogos de sus  películas son los más impresionantes de los que se hacen en la actualidad, junto con los del señor Allen. Ambos son los dos autores americanos actuales por excelencia. El cine de Tarantino es un cine de copia y pega, un cine homenaje, bien mezclado que hace las delicias de muchos cinéfilos, así como el odio de otros tantos. Yo tengo la gran suerte de estar entre los primeros.

Su última cinta, LOS ODIOSOS OCHO, es otra vuelta de tuerca a su cine. Más de lo mismo, diálogos ingeniosos, guiones enrevesados, violencia (cada vez menos) y unos actores que disfrtna de su estilo tanto como él. De todos modos, reconozco que un poco más de acción, tiros... es algo que añoré bastante mientras veía la película, como también eché de menos esas viejas partidas de póker que no pueden faltar en un buen Western. De todos modos, se supone que esta es una cinta del oeste a la italiana, un spagetti como los que Sergio Leone, rodaba allá por 1965... y eso es algo que me gusta. Lo que no me gusta tanto es la monotonía de los escenarios, su cine rompecabezas, (Que ya me empieza de aburrir) y la falta de ideas de este hombre para hacer obras originales. Desde luego "Los Odiosos Ocho", no son EL BUENO, EL FEO Y EL MALO, la obra maestra de Leone. Pero desde luego, sí que es una de las mejores cintas que estas navidades han pasado por las pantallas de todo el mundo.

Mi escena favorita es el asesinato del hijo del general a manos de Samuel L. Jackson. 

De todos modos, si el señor Tarantino, no es capaz de hacer nada diferente en el futuro, creo que me va a costar seguirle la pista. Quizá necesite la ayuda de un  co-guionísta que le ayude a crear cintas un poco más originales. Pues sería una pena, que uno de los grandes cineástas de finales del siglo XX. termine su carrera prematuramente por repetirse demasiado.

 

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…