domingo, 27 de marzo de 2016

RODAR UN CORTOMETRAJE


Veis el Mar Dónde Solamente Hay un Riachuelo, es el título que iba a recibir mi segunda película. Se trata de un guión que escribí con la colaboración de mis compañeros del Centro de Día AMENCER-PONTEVEDRA, hace ya varios años, con la intención de filmarlo una vez vista la acogida que tuvo la cinta MESA PARA CUATRO en el año 2013. Una cinta que nos dio grandes rompederos de cabeza, pero también muchas satifacciones durante todo el proceso, desde la idea original hasta su estreno en el Café Moderno de Pontevedra.

Desde entonces trabajo para llevar a buen puerto este segundo guión, pero no es nada sencillo, la verdad. De manera alguna damos conseguido los apoyos necesarios para que nuestro sueño colectivo sea una realidad. Mediante esta líneas que estoy redactando, no voy a desvelar el contenido de la trama, con intención de mantener el "Secreto Profesional". Pero lo que sí puedo decir es que se trata de un tema de especial importancia para las personas con discapacidad. Por ello, si alguna persona que lea este texto, tiene alguna idea factible para que nuestro proyecto se pueda llevar a cabo, ruego que se ponga en contacto con nosotros.

Para mí, como persona con una discapacidad física, es de vital importancia expresarme con el mundo, mostrarme tal y como soy e interactuar con el mundo que me rodea.  De ahí mi gran vocación tanto por la literatura como por el cine, pues en ellas queda impresa para la posterioridad toda la herencia que puedo dejar al mundo. Pero muchas veces, para conseguir mis sueños, necesito de la colectividad de los demás ciudadanos, de su empatía. De manera que si alguien se muestra interesado en lograr hacer que este proyecto sea una realidad, solamente tiene que ponerse en contacto conmigo. Puede hacerlo escribiendo a la siguiente dirección de correo electrónico: serxo1976@hotmail.com donde será recibido con los brazos abiertos.

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...